Nadodrze, cerca del Odra

C. había dicho que en un barrio de esta ciudad (Breslavia) aún se pueden ver los hoyos de las balas de la Segunda Guerra Mundial. Con J, su amigo de Londres -o como anotaría, C., nuestro amigo- visitamos el barrio esta tarde.

Nos quedamos admirando un edificio antiguo y una mujer empezó a preguntarnos en polaco si éramos alemanes que veníamos a reclamar la propiedad del edificio. Dijo que un grupo de alemanes ya había comprado otro en la zona, y que ella no quiere ser expropiada. Estaba preocupada. Mientras tanto, un hombre sentado en un carro con la ventana abajo, escuchaba la conversación y decía que eso no era verdad, que ella estaba loca. Fui de nuevo la reportera de Zona (Nadodrze): “Vecinos, víctimas de expropiación alemana”.

Aunque no es seguro que los alemanes quieran construir nuevos edificios allí -misión para Zona-, parece verdad que alemanes de 70 u 80 años visitan con nostalgia los edificios en donde crecieron durante la Guerra.

Pensé que las balas en las paredes eran mito o una historia fantástica de C, y no. Según los periódicos, algunos de los viejos y sucios edificios de Nadodrze, intactos desde la Segunda Guerra, conservan esas huellas.

Como en Bogotá

En nuestro paseo por el barrio, pensé que un par de hombres en bicicleta estaban persiguiéndonos: nos miraban y avanzaban en sus ciclas detrás nuestro, con lentitud. No nos robaron, pero sentí que miraban con ojos ‘golosos’ mi bici.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s