De paso por Google y la pista de baile

Viernes. Seis de la tarde. Estamos en Plac Bema, el lugar de donde sale la masa crítica en bicicleta (un grupo de 100 o más ciclistas) los últimos viernes de cada mes.

Entramos a un edificio moderno esquinero y nos registramos en la recepción con documento en mano. La guardia (¿era una vigilante?) hace una llamada por celular a L., quien trabaja allí y nos invitó a una “fiesta” esta noche en su oficina.

Tomada de internet

 

Pasamos un torniquete y avanzamos hacia los ascensores. Llegamos al quinto piso. Las puertas de cristal están cerradas, y solo se puede acceder con un carné con chip de la empresa. Al otro lado del cristal, a la derecha, hay un tablero acrílico con mensajes de algunos visitantes bajo el título WROOGLE (por Wroclaw, Breslavia en polaco) en colores verde, azul, rojo y amarillo: es una de las tres oficinas de Google en Polonia.

“Ya la fiesta se terminó. Hoy había un concierto. Yo también me lo perdí por estar trabajando”, nos dice L., mientras nos guía por el cuarto piso. Todos los viernes a las 5 de la tarde hay algún evento en el restaurante  y este celebraban el día de San Valetín. Nos servimos unas alitas picantes de pollo y una ensalada de lechuga con una verdura de color morado; para ellos también es un misterio qué es ese ingrediente: ¿remolacha, una trufa, una papa violeta? Sí, parece que es papa.

El restaurante es como un Eurest, el casino de El Tiempo -pero más elegante y sin cocineras en el bufé-, con sus bailarines y menús especiales para Halloween o Navidad.

Después de comer, L. nos hace un tour rápido -como yo habría hecho si un amigo o familiar me hubiera vistado en El Tiempo-. Hay banderas de Alemania, Rusia y otros países colgadas en el techo de una oficina. “Las salas de un piso llevan el nombre en polaco de películas infantiles, y las del otro, de bares de Breslavia”, dice nuestra guía. En otra cocina hay golosinas gratis y libros para acompañar el almuerzo; y en otra más los platos sucios están desperdigados en el mesón y el lavaplatos. Luego la aseadora los pondrá en el lavavajillas.

Como en la oficina de California, aquí también hay sofás y salas de “recreo”: en una hay una mesa de billar, en otra una pantalla con videojuegos. L. dice no haber jugado allí, pero el saber que existe ese espacio “la libera”. Algo que sí quiso probar fue la meditación diaria, de 15 minutos, a la que invita la compañía con avisos en las puertas: “Un día fui, pero no había nada”.

Me gustaría tomar una foto, pero supuestamente hay carteles de la compañía advirtiendo que está prohibido hacerlo. Yo no los he visto, pero prefiero abstenerme.

Más tarde, bailamos en la Casa de la música, una discoteca cubana en el centro de la ciudad. En las paredes hay fotografías de mujeres viejas con un habano en la boca o placas de carros de la capital cubana.

La pista está sola a las 9 de la noche y el Dj está mezclando salsa y otro género imposible de identificar. Una canción es de discopolo, la versión polaca de electrocumbia o cumbia villera polaca, tal vez.

A las 11 de la noche la pista ya está llena y un animador al lado del discjockey guía la fiesta latina, arriba los brazos, la pierna a la izquier-derech. Y hombres y mujeres lo imitan.

Nos acomodamos para bailar entre los baños y la tarima. Y ocurre un descubrimiento. “Ese es un espejo veneciano*“, dice mi novio en inglés, y señala el espejo horizontal que está encima de una mesa, a nuestras espaldas. “Desde el baño de hombres, en los orinales, se ve la pista de baile”.

Foto del espejo tomada de TripAdvisor

 

Nuestros amigos van a comprobar. Uno de ellos se explica ahora que la fila para entrar al baño sea tan larga.

Google y la Casa de la música nos vigilan.

*En polaco se le llama espejo veneciano, lustro weneckie, al espejo espía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s