Pascua polaca (II): El “víacrucis” de los pasteles

SAM_6633Mis domingos de Pascua han sido ‘dulces’. Mi papá escondía en la casa algunos huevos de chocolate cuando era niña y mis primos y yo debíamos encontrarlos. Este domingo de Pascua, Cristo parece haber muerto y resucitado para que la familia de mi novio y yo comamos pasteles sin descanso: de almendra y limón; de piña y naranja; de banano y chocolate; de vainilla con pasas y nueces; de dátiles y naranja caramelizada.

El desayuno de hoy incluyó lo sugerido ayer por los periódicos (huevos, sal, panes, butifarra blanca, aunque no el cordero) más embutidos, paté de pollo, paté de lentejas, y las siete deliciosas tortas. Eso sin mencionar los acompañantes pequeños: hongos, rábanos, ajo de monte, cebolla larga, pimentones asados y aceitunas, picantes unas y rellenas de un diminuto pescado seco otras.

Ayer algunas de las canastas de Pascua de la iglesia estaban adornadas por boj, un arbusto que una página web llama Pascua de resurrección. Hoy dos ramas reales de esa planta decoraban el centro de las tortas de banano y vainilla (ver galería abajo), y chocolate derretido o nueces blancas y dulces verdes representaban la mata en otros dos bizcochos. Como comentó alguien al ver las fotos de nuestro festín, ¿estábamos en una casa o en una pastelería?

This slideshow requires JavaScript.

 

Advertisements

One thought on “Pascua polaca (II): El “víacrucis” de los pasteles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s