De festivos piadosos

Si el fervor católico se midiera por el número de días festivos religiosos, entonces Colombia le llevaría ventaja a Polonia: trece contra nueve.

En temporada de Semana Santa y Pascua los niños y jóvenes polacos descansan apenas un día, y el Jueves Santo y el Viernes Santo es un día como cualquier otro en oficinas, supermercados y escuelas; únicamente se descansa domingo y lunes de Pascua comiendo con la familia. Quizá para remediar esa falta de festivos seguidos en una semana, en Navidad hay dos o tres días de descanso. O quizá también por eso una vez al año todas las grandes superficies están cerradas el domingo, y hay que correr a hacer mercado el viernes o el sábado.

Los polacos parecen tomarse los días festivos mucho más en serio que los colombianos, y hay que abastecerse de provisiones antes del Día de la independencia o antes del Día de todos los santos, si no se quiere terminar haciendo mercado de emergencia en las tiendas de licores o en los almacenes de las gasolineras.

Este año ha sido de puentes. Hubo uno a principios de mayo entre el Día del trabajo y el Día de la constitución, y mañana habrá otro, el de Corpus Christi. Sin embargo, no todos los años se corre con suerte -aquí los festivos no se posponen hasta el lunes-, y si el día libre cae un sábado o un domingo, se pierde.

Y mientras en Colombia y en una decena de países ya casi todos han dicho “Feliz día de la madre”, en Polonia aún no. Falta un día para el “Dzień Matki”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s